miércoles, 1 de agosto de 2012

PARQUE INDUSTRIAL “LA CANTABRICA” UN CAMPO CERRADO DE TRABAJO ESCLAVO EN EL OESTE DEL CONURBANO
-"Vengo de trabajar en una fabrica donde no te dejan hablar con tus compañeros de línea". "Está prohibido reirse". - ¿Donde es eso?, le pregunté. - "En la cantabrica. Ahí hay una banda de fábricas, todas así". Responde el pibe que tiene 19 años. Le veo marcas en los brazos y muñecas. Me cuenta que son de quemaduras de la fundición de ollas y sartenes en esa fábrica. Son relatos de las condiciones en las que se trabaja en el parque industrial “La Cantabrica” de Haedo. En la zona oeste del conurbano. En el partido de Morón. Otro que trabajó en otra fábrica del mismo parque industrial, cuenta como el primer día lo hicieron esperar 2 hs y media en la puerta sin que nadie le diera ninguna indicación. Cansado de esperar, junto a otros que fueron enviados por la misma agencia, se sentaron unos, y el se conformó con cruzarse de brazos y apoyarse en la columna. Inmediatamente aparece un tipo a los gritos, diciendo: "Que hacen así? ¿Que se piensan que les pagamos para que estén acostados y con las manos en el bolsillo?".Después de esta prepoteada, les informó que era el supervisor. En el parque industrial La Cantabrica hay cerca de 40 empresas que emplea al rededor de 2000 personas. Preferentemente "jóvenes con ganas de trabajar".... mas de 10 hs por día y con francos rotativos. Y hasta hay empresas que te hacen contrato por 1 o 2 días!!! Dentro de este parque solo se trabaja. Nada de protestar o querer organizarte. El 90 % de las fábricas que están allí, no tienen delegados que defiendan a los trabajadores. Los dirigentes de los gremios solo entran al parque a retirar los cheques que avalan estas condiciones o para acordar los descuentos sindicales a los trabajadores. El estado, a través del gobierno nacional y el "progresismo Sabatelista", les dan facilidades a todas las empresas que radican allí. No tienen obligación de pagar la mayoría de los impuestos o controles impositivos y tienen créditos baratos para instalarse en el parque industrial. Cuando uno entra al parque, parece entrar en una cárcel con forma de barrio. Solo que en lugar de casas, hay enormes y fríos galpones donde, los 365 días del año, trabajan y trabajan sin parar, una enorme cantidad de operarios. En la entrada al parque tenés que informar y comprobar a donde te dirigís y de parte de quien llegas. Cámaras en cada calle interna, seguridad que recorre y vigila cada esquina. De la puerta para adentro, la dictadura de todas las Patronales que allí se radican, es la que reina. Hace unos días atrás, la presidenta inauguro felizmente, justo frente a este enorme parque industrial, la nueva planta de Mabe que producirá lavarropas. Tan solo cruzando la vereda desde donde Cristina se reía de sus propios chistes machistas a los operarios de Mabe, los jóvenes que trabajan en la cantabrica, no tienen derecho ni a reírse. "A veces nos contábamos chistes entre nosotros, para provocarnos y ver quien aguantaba mas sin reírse" me contaba otro joven de 20 años. " Y si! Algo tenés que hacer para pasarla lo mejor posible en todas esa horas, ahí dentro.". "Ni ganas de jugar a la pelota nos quedaba cuando terminaba la semana". En “La Cantábrica” el sueldo promedio es de 18 $ la hora. O sea, no más de 3000 pesos por mes de básico. Las que ocupan el primer lugar en aprovechar estos beneficios a la explotación dentro del parque, son las industrias del plástico, le siguen las grafías, además de algunos talleres metalúrgicos y los infaltables chupasangres de la industria del calzado. Las agencias de trabajo (Adecco o Manpower) y el empleo en negro, encuentran en este lugar, un hogar seguro para los negocios empresarios sin límites. Sin tener ni que respetar sus propias leyes. Las cuales, ya de por sí, les son bastante favorables. En la zona oeste del conurbano, el parque industrial "Cantábrica", es un enorme ejemplo de esa mitad de la clase trabajadora, que está con trabajo precario, por agencia, tercerizado o directamente en negro. Una foto de algo que asemeja a un campo cerrado de trabajo semi esclavo. Una cárcel de la producción, encubierta de propiedad privada de la Unión industrial del Oeste (UIO). Este es un ejemplo de tantos otros que existen en el país de los 9 años de crecimiento económico. Pero nosotros no nos acostumbramos a esta realidad. Opinamos que tenemos que terminar con este tipo de empleo. Liquidemos la discriminación en los lugares de trabajo hacia los jóvenes, las mujeres, y los inmigrantes. A los primeros nos dicen que no servimos para nada, pero los empresarios no dudan en exprimirnos hasta sacarnos la última gota de fuerza juvenil. Y también somos los que en nuestros barrios humildes elige la policía y la gendarmería para reventarnos a palos, meternos presos, matarnos o hacernos desaparecer como al joven Luciano. A las mujeres las hacen trabajar en las mismas tareas que los varones pero les pagan menos, las extorsionan con acosos, aprovechando que tienen hijos que alimentar y cuidar. A los inmigrantes, les dicen que vienen a sacarnos el trabajo. Pero todos sabemos que los únicos que nos sacan el empleo son los patrones que nos echan cuando se les ocurre. Mientras los trabajadores de Bolivia o Paraguay solo vienen a este país, con una mano detrás y otra delante, dejando a su familia a varios días de distancia y extrañándolos con mucho dolor. Nosotros creemos que hace falta una vos que nos unifique a todos los que compartimos estas realidades. Nos proponemos para esto, dos objetivos: Para empezar a organizarnos por nuestros derechos, necesitamos organizarnos y luchar por mejorar nuestras condiciones de trabajo en cada lugar. También necesitamos a los sindicatos, pero en nuestras manos. Sacando a patadas de allí a todos esos dirigentes sindicales millonarios que vienen hace decenas de años vendiendo trabajadores y viviendo como reyes. Y que solos no se van a ir. Pero sabemos que este es un primer paso, que hay que hacerlo pero no quedarse allí. También creemos que hay que luchar por una salida de fondo. Necesitamos una salida política definitiva a esta terrible realidad que hace años nos toca vivir. Un partido sin patrones. Que hable desde nuestra propia clase y defienda nuestros intereses. Porque pasaron gobiernos peronistas, radicales, alianzas entre ambos y otros partidos de los patrones. Pero los trabajadores seguimos igual, o empeorando cada vez que hay crisis. Por eso los trabajadores tenemos que construir nuestro propio partido. Para que ahora, que en el mundo se vuelve a hablar de crisis, cuando esta vuelva a golpear, igual o mas duro que en el 2001 en nuestro país, sean los explotadores los que paguen con sus ganancias, los malos negocios. Y seamos los trabajadores y nuestras familias los que venzamos de una vez por todas.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por hacer conocer y denunciar esta realidad ignorada por la mayoría. Es para ponerse a trabajar inmediatamente. El capitalismo mata de a poquito o de una ráfaga de ametralladora como sucedió recientemente con los mineros sudafricanos. A la organización sindical democrática que no permita la intromisión de burócratas corruptos hay que agregar el de autodefensa obrera que maneje estrategia militar. El capitalismo se pone cada vez mas sanguinario y tenemos que aprender a defendernos con una estrategia permanente de poder y preparar los tiempos para cambiar de raíz estas relaciones de producción indignas de seres humanos.

    ResponderEliminar